Retrato de los campeones

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
Juan Carlos Antón

Siempre he pensado que los campeones, las personas que llegan a lograr el reconocimiento como los mejores o más destacados en su ámbito, lo son porque tienen algo que les distingue. En algunas ocasiones, las menos, son cuestiones innatas como la belleza o el carisma. Otras, las más, virtudes ejercitadas en la sombra, más allá de donde alcanzan la luz de los focos y el brillo del oropel. La constancia, el espíritu de sacrificio o la capacidad de entrega son denominadores comunes en quienes han conseguido alcanzar cotas que muchos de sus iguales ni tan siquiera sueñan.

Son personas especiales -lo sé porque he convivido con algunos de ellos-, aunque casi nunca se consideran a sí mismos como tal. Humildes por naturaleza, asumen la derrota y el sufrimiento como preámbulo inevitable de la gloria. Reconocen las fortalezas de sus competidores y las emplean a modo de estímulo para seguir creciendo y mejorando, huyendo de la humana tentación de denostar los méritos ajenos. Ayunan cuando todos se recrean alrededor de una mesa, duermen mientras otros se beben las calles a la luz de la luna y ponen al límite su cuerpo y su mente en un gimnasio al mismo tiempo que los demás disfrutan de placenteras siestas o cálidas aguas.

Tras las victorias, no se permiten instalarse en la plácida estancia de la autocomplacencia y arengan a quienes les rodean a ponerse cuanto antes en el camino que conduce a una nueva meta por conquistar. Saben que vivir es algo más que estar vivo y conocen la importancia de que exista un proyecto o una ilusión en el horizonte. Destierran la palabra utopía de su diccionario y se entregan con fe a la persecución de imposibles.

Por eso, no me sorprendió cuando -hace unos días- el recién reconocido con el Premio Princesa de Asturias del Deporte  2020, Carlos Sainz, invitaba desde Oviedo a los jóvenes del mundo a que la ilusión guiase sus decisiones y a hacer del esfuerzo, el sacrificio y la valentía los emblemas de su bandera.