Pecaminosa Análisis – La esencia del cine negro en Pixel Art

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
Nacho Pérez

Pecaminosa va a ser para muchos el primer contacto con el cine negro, de suspense y de gángsters. Para otros fue esa escena de Solo en casa en donde el niño protagonista de nombre impronunciable usaba una película para poner voz a los inexistentes habitantes de una casa. Bueno, ahora los chicos de Cereal Games junto a Badland nos traen Pecaminosa, un juego Pixel Art que nos llevará a ese submundo de detectives desahuciados, mafia y esas historias de los años 30.

Encarnamos en esta historia a un antiguo policía de la ciudad de Pecaminosa. Como no podía ser de otra forma, este, otrora, “madero”, es alcohólico y ha sido desechado del cuerpo. Aunque todavía tiene fama de solucionar los asuntos turbios con solvencia. Y Pecaminosa es la ciudad más turbia del mundo.

Pecaminosa es puro Pixel Art Noir

La ciudad de Pecaminosa es muy estilo Sin City. Es un lugar oscuro y lleno de antros y clubs de striptease. Todo empieza de forma muy original. Un fantasma se aparece a John Souza, el ex poli. Este le pide que acabe con excompañeros de este fantasma que se dedicaba al crimen. Y, como no podía ser de otra forma, fue asesinado por el propio Souza. A partir de aquí comienza una divertida historia con una narrativa bastante buena.

Tendremos a nuestros pies una ciudad entera y de bastante buen tamaño. Quizás es demasiado grande y a veces es tedioso el ir de un lado al otro andando. Pero por suerte, tenemos a unos taxistas que por un módico precio, nos ahorrarán tiempo llevándonos directamente a otra localización. Además, caminar por las calles no es tan complicado como para perderse en Pecaminosa.

Tendremos una flechita que nos irá señalando cuál es el próximo punto de interés. Siempre estaremos en alguna misión y podremos guiarnos a partir de esa flechita y con el minimapa que se incorpora en pantalla. Pero tener libertad para caminar no hace a este juego un sand box. Está guiado para que vayamos siempre al siguiente punto de interés. No podemos hacer lo que queramos si requerimos que la historia avance.

Pecaminosa es una ciudad viva

Sin embargo, si podremos entrar en algunos edificios y hablar con personajes de camino a la misión. En muchas ocasiones deberemos investigar, como buen expolicía de Pecaminosa. Esto va a encantar a los fanáticos de la investigación y de la elección de diálogo. Según nos comportemos, el diálogo con otros personajes irá hacia un lado o hacia otro. También podremos interactuar con el entorno, disfrazarnos, etcétera.

Otra de las cosas que nos han gustado de Pecaminosa es que según nos comportemos, va a ir subiendo el protagonista en sus habilidades. Según contestemos en las conversaciones mejoraremos rasgos. Al subir de nivel tendremos puntos para mejorar. Esto hará que tengamos más facilidades a la hora de afrontar lo que resta de título.

En cuanto a la parte de jugabilidad, tenemos bastantes armas para usar con el bueno de John. Tenemos desde bates hasta armas de fuego. Y mientras disparamos con un stick, movemos al personaje con el otro. Un sistema bastante indie que va mucho con títulos como Isaac, pero que a este Pecaminosa le queda niquelado. Los tiroteos y trifulcas son bastante divertidas y con gran tensión. De hecho hay bastantes jefes finales a los que tendremos que estudiar para saber cómo atacan y cuál es su punto débil.

Una historia que engancha

Gráficamente Pecaminosa está a muy buen nivel dentro de un Pixel Art. Sabemos que en gráficos es básico, sí, pero en su ambientación y su parte artística triunfa. Hay muchos modelados de personajes y todos con una gran personalidad. Y le sumamos su buena banda sonora y su traducción al español.

Pecaminosa es un título ideal para aquellos que busquen una aventura que les meta de lleno en una película de cine negro. La ciudad, los personajes, la historia, todo el conjunto es redondo. Sin duda es un acierto para todo el que quiera apostar por él. Cereal Games está tras su desarrollo y nos lo trae hasta nuestro país Badland.