Muere a los 94 años Sydney Poitier

Ramón Gutiérrez

Sidney Poitier, el primer actor negro ganador de un premio Óscar al mejor actor y que experimentó en vida muchas de las tensiones raciales expuestas en sus películas, ha muerto a los 94 años.

NBC News informó su muerte, citando una fuente cercana a la familia, según Bloomberg.

El Oscar de Poitier al mejor actor obtenido por «Lirios del campo» (1963), lo convirtió en una figura respetada en Hollywood y más allá. James Earl Jones, Robert Townsend y Quincy Jones fueron algunos de los que lo citaron como inspiración.

«Desde que apareciste en nuestras pantallas hace más de 60 años, tu talento e integridad han roto barreras e inspirado al público en todas partes», dijo la actriz Angelina Jolie en los Premios de la Academia en marzo de 2014, cuando ella y Poitier entregaron el trofeo al mejor director.

Poitier fue aclamado por primera vez encadenado a Tony Curtis como un fugitivo encadenado en «Fugitivos» (1958). Curtis insistió en que Poitier recibiera la misma facturación. Ambos fueron nominados al Oscar al mejor actor, dividiendo los votos, y David Niven se llevó el premio por «Mesas separadas».

«Adivina quién viene esta noche» (1967) presenta a Poitier y Katharine Houghton como una pareja interracial que intenta persuadir a sus renuentes padres para que bendigan sus planes de casarse. La película fue nominada al Oscar a la mejor película y Katharine Hepburn, interpretando a la madre de Houghton, ganó el Oscar a la mejor actriz.

Otras dos películas ayudaron a hacer de 1967 un año lleno de acontecimientos para Poitier. Interpretó a un profesor que trata con estudiantes rebeldes en la producción británica «Rebelión en las aulas». Como detective de Filadelfia en un caso de asesinato en el sur profundo en «En el calor de la noche», pronunció la frase «They Call Me MISTER Tibbs», que se convirtió en el título de una secuela.

Stanley Kramer, quien dirigió a Poitier en «Fugitivos» y produjo «Adivina quién viene esta noche», dijo que Poitier es «el único actor con el que he trabajado que tiene el rango de Marlon Brando, desde el patetismo hasta el gran poder».

La carrera de Poitier como actor decayó en la década de 1970. Se le presentaron menos papeles después de que un artículo del New York Times de 1967 preguntara: «¿Por qué los estadounidenses blancos aman tanto a Sidney Poitier?». Utilizando un epíteto racial, Clifford Mason, un dramaturgo afroamericano, acusó a Poitier de aceptar ser un rostro negro simbólico que Hollywood podría explotar.

«Sigue siendo irreal, como lo ha hecho durante casi dos décadas, desempeñando esencialmente el mismo papel, el héroe antiséptico y unidimensional», escribió Mason.

El artículo fue «la pieza de periodismo más devastadora e injusta que jamás haya visto», dijo Poitier en su autobiografía de 1980, «This Life».

Dijo que la industria cinematográfica tenía la culpa «de la simbología de mi presencia». «Hollywood no había mantenido en secreto que no estaba interesado en proporcionar a los negros una variedad de imágenes positivas», dijo.

En 1995, el Kennedy Center en Washington honró a Poitier como «el primer negro en convertirse en un héroe para el público blanco y negro» y por ayudar a cambiar «actitudes raciales obstinadas que habían persistido en este país durante siglos».

Hijo de productores de tomates en las Bahamas, Poitier nació prematuramente en Miami el 20 de febrero de 1927. Sus padres, Reginald y Evelyn Poitier, habían ido a Florida a vender tomates cultivados en su granja. Poitier regresó a las Bahamas con sus padres unos meses después.

Después de que las tormentas del Caribe arrasaron con sus cultivos, la familia se mudó a Nassau unos 10 años después. Poitier dijo que era la primera vez que veía coches o electricidad y comía helado.

Por su propia cuenta, en su adolescencia cayó en un delito menor y fue arrestado por robo. Después de que enviaron a un amigo al reformatorio por robar una bicicleta, los padres de Poitier lo enviaron a los 15 a Miami para que viviera con un hermano mayor.

Viniendo de un entorno rural negro, Florida resultó «un shock», dijo en una entrevista de 2008. «Me presentaron a un sistema que no tenía espacio para mí».

«Había racismo, había una separación de personas por motivos de color», dijo. «Descubrí en mis primeros días allí que no podía ir a ciertos lugares».

Después de enfrentamientos con policías blancos, tomó un trabajo cerca de Atlanta y en seis semanas ganó un pasaje de autobús a Nueva York, donde trabajó como lavaplatos y vivía en Harlem.

A los 16, mintió sobre su edad y se alistó en el Ejército. Fue enviado a una unidad médica en Long Island, Nueva York, y fue dado de alta después de un año por no ser apto para el servicio.

Respondió a un anuncio de actores en 1945 del American Negro Theatre. Su audición fue un desastre. El codirector del teatro, Frederick O’Neal, dijo que no podía leer ni pronunciar sus líneas y lo echó, diciéndole que buscara trabajo como lavaplatos.

Poitier consiguió una radio y durante meses imitó a los locutores y a otras personas que escuchaba. Aceptó un trabajo en un restaurante, como lavaplatos, donde dijo que un viejo camarero judío, al verlo luchar con un periódico, lo ayudó a aprender a leer.