Los visones sacrificados en Dinamarca están saliendo de sus tumbas

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
Alfonso de la Mata

Los visones que fueron sacrificados y enterrados en Dinamarca por suponer una amenaza en la transmisión de Covid-19 están emergiendo de nuevo a la superficie de la tierra.

Según medios locales, la región de West Jutland, donde fueron sepultados millones de estos animales, asiste atónita al regreso de los “visones zombies”, tal y como los han definido en el país, debido a los gases que se han originado por su descomposición. Las autoridades afirman que no hay riesgo de contagio, e indican a que la mayoría de los pozos donde fueron depositados los cuerpos solo tenían un metro de profundidad.

Thomas Kristensen, portavoz de la Policía Nacional, señaló que el suelo arenoso también influye en el escabroso hecho, porque no es lo suficientemente pesado para impedir que los cuerpos salgan a la superficie.

“En relación con la descomposición se forman gases, lo que hace que el visón se expanda un poco (…) De esa manera, en el peor de los casos, son empujados fuera del suelo”, dijo Kristenser en declaraciones entregadas a la emisora DR.

Dinamarca tomó la determinación de sacrificar a toda la población de visones del país, unos 17 millones, tras comprobar que los animales suponían una amenaza por contagiar el coronavirus.

Los funcionarios han comenzado a enterrar los cadáveres de nuevo.