Los siete vecinos de un pueblo de Burgos que quieren salvar su iglesia, y tú puedes ayudar

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
Arturo San Román

Fuenteodra, en Burgos, registra una densidad de población de 1,62 habitantes por km cuadrado. Es decir, la mitad de lo que tiene Siberia, con poco más de 3. Sin embargo, la propia Unesco se fijó en este enclave de la España abandonada para declararlo hace unos años Geoparque Mundial de Las Loras (www.geoparquelasloras.es). Un entorno natural absolutamente privilegiado lo avala. Y también patrimonial.

Aquí es donde entra en juego la iglesia de San Lorenzo, altiva, enhiesta y elegante, lo que le ha valido el sobrenombre de La Dama de Las Loras. Construida en el siglo XVI sobre un promontorio que corona Fuenteodra.

Con el tiempo comenzaron a aparecer las primeras grietas y humedades Después llegaron algunos desprendimientos, y la preocupación de los 7 habitantes de Fuenteodra creció al comprobar cómo la iglesia donde habían sido bautizados, donde habían hecho su Primera Comunión, donde se habían casado y habían velado a sus muertos, poco a poco se venía abajo.

Fue entonces cuando decidieron reunirse y formar la Asociación Cultural Manapites, para “evitar el colapso y ruina de esta iglesia única, imagen inseparable del Geoparque Mundial de la UNESCO Las Loras), con el objetivo de poner en marcha una campaña de micro mecenazgo que, en apenas 20 días, ha recibido el apoyo de más de 150 micro mecenas los cuales han aportado alrededor de 11.000€ (https://crowdfunding.hispanianostra.org/lasalvemos-iglesia-de-fuenteodra/1821).

Pero necesitan más, mucho más. Y están convencidos de que lo conseguirán. El 7 de diciembre termina el plazo para reunir casi 18.000€ como objetivo mínimo y 30.000€ como objetivo óptimo.

La Iglesia de San Lorenzo Mártir de Fuenteodra es un templo muy singular de estilo gótico flamígero (siglo XVI) caracterizado por unos elementos arquitectónicos y decorativos que le hacen único, representando, sin duda alguna, el patrimonio más importante de la zona.

La torre es cuadrada, almenada (con aspecto inconfundible de torre de carácter defensivo) con óculo a medio hastial sobre la puerta tapiada, con cinco huecos, en los cuales se encuentran dos campanas y dos campanillos, estando uno vacío.

Lamentablemente la iglesia se halla en un estado de abandono total desde hace décadas, encontrándose hoy en día en grave riesgo de derrumbe y ruina irreversible, por lo que se cerró al culto hace más de quince años.

“Resulta imprescindible el compromiso de las administraciones, al menos, para evitar la ruina. Si llega el caso, ya nada tendrá sentido ni solución. Estamos a tiempo. Un pueblo de 7 vecinos y una voluntariosa asociación cultural no podemos hacer más. Hemos empezado el viaje, pero solos no podremos terminarlo”, señala Maisterra.

 

EL PECULIAR CASO DE LA PILA DE AGUA BENDITA QUE NUNCA SE VACÍA

Nada más entrar en el templo, a mano derecha, se encuentra una gran concha de piedra incrustada en el muro de la iglesia que se usaba como pila de agua bendita. Siempre se

encuentra rebosante de agua cristalina, pero, curiosamente, nadie la llena. “En esta época, con las lluvias y toda la humedad que tienen las paredes de la iglesia, puede ser normal que se llene de agua. Pero yo la he visto en agosto, cuando llevaban muchos días sin llover, y la pila de agua bendita seguía teniendo agua”, explica Maisterra.