Floyd Mayweather Jr. no pudo con el youtuber Logan Paul: estos son los mejores momentos del combate

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
Fernando Casares

El Hard Rock Stadium de Miami acogió ante 12,700 aficionados la “pelea del año” entre Floyd Mayweather Jr. y el youtuber Logan Paul.

El combate duró 8 asaltos durante los cuales el boxeador profesional no pudo noquear a la estrella de internet, tal y como prometió. Mayweather tuvo el control, pero no se exigió al máximo y Paul logró aguantar de pié hasta el final

‘Money’conectó 43 de los 107 golpes que lanzó. Por su parte, Logan Paul solo acertó 28 de 217.

En el round inicial, Mayweather se dedicó a estudiar a Paul: primero su ataque y luego cómo defendía. Un clásico en sus peleas. El Youtuber, a puro ímpetu, lanzó la mayor cantidad de golpes que pudo, ninguno sin conseguir a su gancho.

Segundo round, mismo resultado. Floyd esperó a su rival, quien nunca pudo hacerle daño a pesar de superarlo en talla y peso, lo cual supo aprovechar para defenderse. “Money” mostró que aún posee una velocidad más que destacada, a pesar de sus 44 años.

Del round 3 al round 5, Mayweather Jr. tomó una postura de ataque, intentando hacerle daño a Logan Paul, quien aguantó de buena forma la embestida de uno de los boxeadores más notorios de la historia. Aun así, la celebridad tuvo la dicha de conectar un par de golpes.

Los últimos tres rounds -recordando que era una pelea de exhibición-, fueron de menor intensidad. Premió el agarre y la pelea perdió fluidez. Ninguno se hizo daño. Y ambos cerraron la jornada con alegría, sin rivalidad y hablando bien del otro.

Floyd Mayweather Jr. lo afirma: se divirtió. Además, le dio un cumplido a su contrincante: “Es mejor de lo que creí que era“. Agregó que no sabe si volverá a una exhibición, pero que definitvamente poner a prueba sus habilidades contra un peleador más joven fue divertido.

Logan Paul se mostró complacido por cumplir un sueño: “Después de hoy, que nadie me diga que algo no es imposible“. No lo hizo con intención de presumir. Se salió de su personaje habitual y agradeció a Floyd Mayweather, diciéndole que para él fue un verdadero honor. La felicidad por salir vivo del ring era evidente.

La victoria fue para ambos, quienes se irán a casa con buenas ganancias monetarias. También ganó el entretenimiento: la puerta quedó abierta para más exhibiciones de este tipo, en donde el dinero sea el catalizador de la diversión. la “pelea del año”. Floyd Mayweather Jr. y Logan Paul se enfrentaron y dieron espectáculo: ocho rounds, diversión sobre el ring y poco más. Sin jueces, ninguno se llevó la victoria. Claramente “Money” dominó como se acostumbró a hacerlo, pero no llegó a noquear al Youtuber, como muchos esperaban.

Floyd tuvo el control de la pelea, pero sin llegar a exigirse al máximo. Cuando tuvo la oportunidad, conectó golpes de poder. Paul se cansó luego de los primeros asaltos, pero tuvo el cardio suficiente para aguantar hasta el final y no bajar los brazos.

Floyd Mayweather tuvo un 40% de efectividad en sus golpes: conectando 43 de los 107 que lanzó. Por su parte, Logan Paul solo acertó el 13% de sus envíos: 28 de 217. La defensa de “Money”, ante un rival físicamente superior, no quedó a deber. Notoria.

Mayweather vs Paul: asalto por asalto

En el round inicial, Mayweather se dedicó a estudiar a Paul: primero su ataque y luego cómo defendía. Un clásico en sus peleas. El Youtuber, a puro ímpetu, lanzó la mayor cantidad de golpes que pudo, ninguno sin conseguir a su gancho.

Segundo round, mismo resultado. Floyd esperó a su rival, quien nunca pudo hacerle daño a pesar de superarlo en talla y peso, lo cual supo aprovechar para defenderse. “Money” mostró que aún posee una velocidad más que destacada, a pesar de sus 44 años.

Del round 3 al round 5, Mayweather Jr. tomó una postura de ataque, intentando hacerle daño a Logan Paul, quien aguantó de buena forma la embestida de uno de los boxeadores más notorios de la historia. Aun así, la celebridad tuvo la dicha de conectar un par de golpes.

Los últimos tres rounds -recordando que era una pelea de exhibición-, fueron de menor intensidad. Premió el agarre y la pelea perdió fluidez. Ninguno se hizo daño. Y ambos cerraron la jornada con alegría, sin rivalidad y hablando bien del otro.

Floyd Mayweather Jr. lo afirma: se divirtió. Además, le dio un cumplido a su contrincante: “Es mejor de lo que creí que era“. Agregó que no sabe si volverá a una exhibición, pero que definitvamente poner a prueba sus habilidades contra un peleador más joven fue divertido.

Logan Paul se mostró complacido por cumplir un sueño: “Después de hoy, que nadie me diga que algo no es imposible“. No lo hizo con intención de presumir. Se salió de su personaje habitual y agradeció a Floyd Mayweather, diciéndole que para él fue un verdadero honor. La felicidad por salir vivo del ring era evidente.

La victoria fue para ambos, quienes se irán a casa con buenas ganancias monetarias. También ganó el entretenimiento: la puerta quedó abierta para más exhibiciones de este tipo, en donde el dinero sea el catalizador de la diversión.