Las dos anéctodas de la reina Letizia en la Pascua Militar

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
María Jiménez

Como cada año, los reyes Felipe y Letizia han inaugurado su agenda institucional con su primer acto público del 2022, la Pascua Militar, en la que este año ha habido una ausencia muy marcada, la de la princesa Leonor y la infanta Sofía. Mientras que en años anteriores sus hijas le habían quitado el protagonismo en cuanto al estilismo se refiere, en esta ocasión la reina Letizia volvió a ser la protagonista indiscutible del acto con un look en azul marino y negro de lo más sobrio y elegante.

Para la ocasión doña Letizia ha elegido un vestido azul marino con escote en pico terminado en botonadura en la parte delantera, lazada en la cintura, manga larga y falda de vuelo, sin duda una elección perfecta para este tipo de actos. Para protegerse del frío, ha elegido una chaqueta de pelo en negro de lo más favorecedora. Apostando por la sobriedad en los complementos, la esposa del monarca ha elegido unos pendientes de Bulgari en forma de aro, realizado en oro blanco, diamantes y aguamarinas.

Durante el acto dos anécdotas nos han llamado la atención. Una, la caída del exclusivo broche que la reina Letizia llevaba prendido en la chaqueta y que el propio rey Felipe VI ha recogido del suelo. Doña Letizia se lo ha guardado en la mano durante toda la ceremonia y de camino al salón del trono, donde ha tenido lugar el acto más institucional, ya lo lucía de nuevo prendido del vestido.

La seguna anécdota llegaba con el nuevo pendiente que doña Letizia ha lucido en su oreja izquierda y que no le habíamos visto hasta el momento. Con este gesto, la esposa del monarca deja claro de nuevo que es una fiel seguidora de las tendencias de moda.