La moda de los zapatos puntiagudos desató una plaga de juanetes en la Edad Media

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
Redacción

La popularidad de los zapatos puntiagudos condujo a un fuerte aumento de juanetes en la tardía Edad Media en el Reino Unido, según un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Cambridge.

El estudio, publicado este viernes en la revista ‘International Journal of Paleopathology’, indica que las personas enterradas en el centro de la ciudad británica de Cambridge, particularmente en parcelas para ciudadanos y clérigos más ricos, tenían más probabilidades de haber tenido juanetes, lo que sugiere que estas personas pagaron un precio más alto por su calzado en más de una manera.

El equipo de la Universidad de Cambridge también descubrió que las personas medievales mayores con juanetes tenían significativamente más probabilidades de haber sufrido una fractura ósea de una probable caída en comparación con aquellos de una edad similar con pies normales.

‘Hallux valgus’ o juanetes es una deformidad menor en la que el dedo del pie más grande se vuelve anguloso hacia afuera y se forma una protuberancia ósea de su base en el interior del pie.

Si bien varios factores pueden predisponer a alguien a los juanetes, desde la genética hasta el desequilibrio muscular, con mucho, la causa contemporánea más común son las botas y los zapatos constrictivos. Esta condición se asocia a menudo a usar tacones altos.

Los arqueólogos analizaron 177 esqueletos de cementerios en y alrededor de la ciudad de Cambridge y encontraron que sólo un 6% de los individuos enterrados entre los siglos XI y XIII tenían evidencia de esa aflicción. Sin embargo, un 27% de los que datan de los siglos XIV y XV habían tenido juanetes de larga duración.

CAMBIO EN EL SIGLO XIV

Los investigadores señalan que el estilo de los zapatos cambió significativamente durante el siglo XIV, al pasar de ser redondeados a contar con una punta larga y más elegante, denominados ‘poulaine’.

“El siglo XIV trajo una gran cantidad de nuevos estilos de vestido y calzado en una amplia gama de telas y colores. Entre estas tendencias de la moda estaban los zapatos de punta larga llamados ‘poulaines'”, apunta Piers Mitchell, del Departamento de Arqueología de la Universidad de Cambridge.

Mitchell subraya que “los restos de zapatos excavados en lugares como Londres y Cambridge sugieren que a finales del siglo XIV casi todos los tipos de zapatos eran al menos ligeramente puntiagudos, un estilo común entre adultos y niños por igual”.

“Investigamos los cambios que ocurrieron entre los periodos alto y tardío de la edad media, y nos dimos cuenta de que el aumento de ‘hallux valgus’ con el tiempo debe haberse debido a la introducción de estos nuevos estilos de calzado”, recala Mitchell.

Jenna Dittmar, quien dirigió el trabajo mientras estaba en Cambridge, indica: “Pensamos que los juanetes son un problema moderno, pero este trabajo muestra que en realidad era una de las condiciones más comunes haber afectado a los adultos medievales”.

Los restos provenían de cuatro sitios separados alrededor de Cambridge: un hospital de caridad (ahora parte del St John’s College); los terrenos de un antiguo convento agustina, donde fueron enterrados clérigos y benefactores ricos; un cementerio parroquial local en lo que era el borde de la ciudad, y un lugar de enterramiento rural junto a un pueblo a seis kilómetros al sur de Cambridge.

Los investigadores llevaron a cabo ‘evaluaciones paleopatológicas’, incluida la inspección de los huesos del pie en busca de la protuberancia del dedo gordo del pie que es el sello distintivo del ‘hallux valgus’.

Encontraron una escala móvil de prevalencia de juanetes vinculada a la riqueza de los enterrados en cada sitio. Sólo un 3% del cementerio rural mostró signos, un 10% del cementerio parroquial (que principalmente tenía a los trabajadores pobres) y un 23% de los que enterrados en terrenos del hospital.

Sin embargo, casi la mitad de los enterrados en el convento -un 43%-, incluidos 5 de los 11 individuos identificados como clérigos por las hebillas de su cinturón, llevaban la marca del juanete.

“Las reglas para el atuendo de los frailes agustinos incluían calzado que era ‘negro y sujetado por un tanga en el tobillo’, acorde con un estilo de vida de adoración y pobreza”, subraya Mitchell, antes de agregar: “Sin embargo, en los siglos XIII y XIV era cada vez más común que aquellos en órdenes clericales en Gran Bretaña usaran ropa elegante, un motivo de preocupación entre los funcionarios de la iglesia de alto rango”.

REY EDUARDO IV

En 1215, la iglesia prohibió al clero usar zapatos puntiagudos. Esto puede haber hecho poco para frenar la tendencia, ya que numerosos decretos adicionales sobre indiscreciones en vestimenta clerical tuvieron que ser aprobados, sobre todo en 1281 y 1342.

“La adopción de prendas de moda por parte del clero fue tan común que estimuló críticas en la literatura contemporánea, como se ve en la representación del monje de Chaucer en los Cuentos de Canterbury”, apostilla Mitchell.

A través de la sociedad medieval tardía, la punción de los zapatos se volvió tan extrema que en 1463 el rey Eduardo IV aprobó una ley que limitaba la longitud de los puntos de los dedos a menos de dos pulgadas dentro de Londres.

La mayoría de los restos con signos de ‘hallux valgus’ en todos los sitios y épocas dentro del estudio eran hombres. La investigación también sugiere que los costos de salud de la moda de los pies no se limitaron a los juanetes.

Dittmar descubrió que los restos óseos con ‘hallux valgus’ también eran más propensos a mostrar signos de fracturas que generalmente resultan de una caída, por ejemplo, aquellos miembros superiores que indican que un individuo cayó hacia adelante en los brazos extendidos.

Esta asociación sólo se encontró que era significativa entre aquellos que murieron mayores de 45 años, lo que sugiere que la moda juvenil volvió a perseguir a la de mediana edad, incluso en la época medieval.

“La investigación clínica moderna en pacientes con ‘hallux valgus’ ha demostrado que la deformidad hace que sea más difícil de equilibrar y aumenta el riesgo de caídas en las personas mayores”, apunta Dittmar, que concluye: “Esto explicaría el mayor número de huesos rotos curados que encontramos en esqueletos medievales con esta condición”.