Kitaria Fables Análisis – Un cuqui RPG de peleas y de granja

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
Nacho Pérez

Kitaria Fables une eso que triunfa tanto en los últimos tiempos. Su estudio desarrollador, Twin Hearts, mezcla un rpg de lucha con un juego de granja. Y le mete la guinda para que sea un título de éxito, los gatos. Con eso, tenemos una digna aventura que nos va a sumergir en un mundo al que debemos salvar. Es cierto que es un mix arriesgado y que se queda por el camino en cierto punto, pero Meridiem sabe por qué apostar y este juego no defrauda.

Miaurgan es el protagonista, un soldado que junto a una bolita rosa llegan a la aldea de Villa Patitas. Allí, los pobladores están requiriendo ayuda porque los monstruos del bosque se han vuelto agresivos. Así pues deberás descubrir qué está pasando, salvar Villa Patitas y derrotar a todo el mal que se cierne sobre la villa. Este es el argumento de Kitaria Fables. Un guion sin mucha innovación y que sigue el paso de otros títulos del género.

Así pues, deberás hacer la labor de “patatero”. Esto quiere decir que tendrás que ir de un sitio a otro realizando misiones. Serán las peticiones que te realicen los aldeanos. “Elimina a estas criaturas”, “Rescata a tal persona”, “Consigue cierto objeto”… Con todo esto iremos consiguiendo mejoras para el personaje y objetos que nos harán más fuertes. También recolectaremos materiales para mejorar nuestro equipo.

Kitaria Fables es una mezcla arriesgada

Todas estas misiones están bien explicadas dentro del registro de misiones. Aquí podrás ver lo que tienes que hacer y sobre todo, dónde debes dirigirte. Y es que el mapa es algo confuso. Está formado por diferentes puntos de los escenarios y no te indica concretamente cada ubicación. Es decir, si en el escenario tienes que ir hacia abajo, deberás buscarlo, no hay una flechita que te indique. Al comienzo esto puede resultar algo confuso, pero al final te harás con este sistema de mapas de Kitaria Fables.

También tienes un inventario, al comienzo más limitado, en donde vas echando los objetos que vas encontrando. También se une aquí las armas y las herramientas. Así que al final se hace bastante pequeño. Si quieres salir de recolecta en Kitaria Fables, necesitarás ir con lo mínimo para tener espacio para materiales. Más avanzada la aventura, el inventario va aumentando y así podrás llevar más objetos.

Es ideal para toda la familia

También tiene una parte de granja. Tienes un edificio viejo que hace de tu casa y un campo. Te llega donado por tu abuelo y aquí podrás tener tu granja. Así pues podrás preparar el suelo, plantar semillas, regarlas… Pero se nota que Kitaria Fables no está centrado exclusivamente en esto. Y es que no hay energía que gastar, vas a poder sembrar y cosechar sin preocuparte de la hora o de lo cansado que estés.

El gato tiene un círculo estilo Zelda que te dice la resistencia. Se gasta nada más si esquivas, así que no hay barra de cansancio. Uno de los puntos negativos del juego y que se deberían plantear los desarrolladores en retocar es la parte del cambio de herramientas. Kitaria Fables tiene 4 espacios de atajo. SI quieres ir de misiones, tendrás ahí las curaciones y demás objetos que ayuden en batalla. Pero si están plantando, deberás cambiar manualmente todo entre herramientas entrando en el menú. Se acaba haciendo tedioso.

Otro de los puntos en los que tropieza Kitaria Fables es en el reparto de materiales. Cada ciudad tiene un arcón en donde guardar los objetos que llevas. Pero este arcón no está comunicado con el de otros lugares. Es independiente, y si necesitas cierto material que dejaste en otro punto del mapa… Deberás ir a por él, porque si no, no habrá forma de recuperarlo.

Destaca su diseño artístico

La parte de peleas está mucho mejor realizada y tendrás varias armas con las que defenderte y atacar. Así pues comenzarás con una espada y pronto conseguirás tus hechizos mágicos. Posteriormente con el arco tendrás alcance a larga distancia. También podrás esquivar y verás en un arco los ataques de los enemigos. Esto, en Kitaria Fables, viene de perlas para que no te dañen.

A nivel gráfico, destaca el estilo artístico de Kitaria Fables. Es cierto que no despunta a la hora de modelados, escenarios y demás, pero sí que se ve bonito y cuqui. Es un título que encantará a todos los aficionados al género, tanto mayores como pequeños. Kitaria es un juego más familiar. La música cumple sin destacar en ningún momento. Y está perfectamente traducido a nuestro idioma.

Kitaria Fables viene a unir tres géneros perfectamente adorables, los RPG, las granjas y los gatos. Meridiem Games ha apostado por traernos este juego para que los disfrutemos en familia. Es cierto que la mezcla es arriesgada y tiene sus fallos, pero en general, es un buen juego para pasar las tardes de aburrimiento. Si lo tienes en el punto de mira, que no se te escape.