Javier Gutiérrez protagoniza ‘La hija’

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
María Jiménez

El actor Javier Gutiérrez protagoniza la nueva película de Manuel Martín Cuenca, ‘La hija’, que narra la historia de Irene, una niña de 15 años que vive en un centro de menores, se queda embarazada y Javier, educador del centro, le ofrece vivir con él y su mujer, Adela, para que pueda llevar a buen término su embarazo a cambio de que acepte entregarles el bebé.

En ese sentido, la cinta entronca con el debate abierto sobre la gestación subrogada: “Estoy en contra. Es un tema delicado. Me pongo en el lugar de una madre que tenga que, después de haber gestado a su criatura, entregarla a cambio de dinero, es tremendamente duro”, ha comentado en una entrevista con Europa Press el intérprete.

En este sentido, considera que en esta práctica “el dinero es el que manda, es el poder del que está por encima y del que está por debajo”. “Quien tiene dinero compra algo, es una cuestión mercantilista”, ha añadido

Del mismo modo, para su compañera de reparto, Patricia López Arnaiz, que encarna a Adela, la gestación subrogada, además de “violencia contra la mujer”, es un tema en donde “también hay algo de clases”.

“¿Quién tiene que vivir ese proceso? ¿Lo hace por gusto una mujer que no necesita dinero?, ¿Si no necesitas dinero, haces algo así? No es un trabajo de pegarme una paliza a currar”, ha señalado la actriz.

Además, ha destacado que “es muy difícil moralmente”: “Yo no lo tengo tan claro. A veces veo que los políticos tienen las cosas muy claras o los eslóganes, y digo: seréis mucho más listos que yo, porque yo no tengo tan claro”, ha subrayado.

Por el contrario, el director de la cinta no lo tiene tan claro y considera que es un asunto “muy difícil moralmente”: “Yo no lo tengo tan claro. A veces veo que los políticos tienen las cosas muy claras o los eslóganes, y digo ‘seréis mucho más listos que yo, porque yo no tengo tan claro'”, ha subrayado.

En su opinión, la película puede hacer plantearse al espectador “cosas sobre la maternidad, entre ella la maternidad subrogada” y ha afirmado que quién vea la película “sentirá espiritualmente algo que probablemente le hará pensar de una manera o de otra”.

“No creo que tenga que dar un discurso sobre lo que pienso de la maternidad subrogada, porque creo que puede variar. Es un protocolo burocrático para tratar de establecer algo que es muy complicado. Es como la injusticia, la naturaleza o el destino de una pareja que no puede tener hijos, pero claro, ¿cómo reparas esa injusticia sin cometer otra mayor?”, ha señalado Martín Cuenca.

De este modo, ha definido la cinta como “perturbadora y un puñetazo en el estomago” porque habla de algo que a los seres humanos no les gusta hablar: “sus enormes contradicciones”.

PRESIÓN POR LA MATERNIDAD

Por otro lado, Gutiérrez se ha referido a la presión que existe sobre la maternidad y la familia. “Hay mucha presión no solo por tener hijos, sino por tener pareja, por formar una familia. Vamos hacia una sociedad mucho más libre y no nos podemos quedar anclados en esa presión social a la hora de que las mujeres tengan hijos”, ha reflexionado. A su juicio, “es muy difícil conciliar” y “es muy difícil ser madre soltera”. “Si no lo haces no pasa nada”, opina.

Como ejemplo, ha recordado cuando a su compañera de profesión, Maribel Verdú, le preguntaron sobre su decisión de no ser madre, priorizando su papel como actriz, y ella respondió: “¿Por qué no le preguntas esto a Luis Tosar?”.

“Estoy seguro de que hay muchas actrices que quieren ser madre y tienen una presión a la hora de parar su carrera por miedo a que se estanque o a que no las llamen, o que de repente tengan que criar a un hijo después de nueve meses de embarazo. Yo creo que esa presión existe, y mucho más en profesiones como las nuestras, que las mujeres lo tienen mucho más difícil”, ha agregado.

Javier Gutiérrez interpreta a un educador en un centro de menores y ha desvelado que para adentrarse en ese proceso visitaron un centro de menores en donde estuvieron en contacto con chicos como la protagonista de la película: “Nos encontramos experiencias de primera mano contadas en primera persona por chicos y chicas con problemas, y eso enriquece tu trabajo y te da mucha información, y hace que llegues al rodaje con las ideas más claras”, ha relatado.