El tren gratis del Gobierno supone un agravio comparativo y una doble discriminación, según CONFEBÚS

Wenceslao Pérez Gómez

La Confederación Española de Transporte en Autobús, CONFEBUS, estima que la gratuidad de los abonos de Cercanías, Rodalies y Media Distancia prestados por RENFE, anunciada por el Gobierno hace unos días, supondrá una pérdida de la demanda de viajeros del transporte en autobús de entre el 17 y el 20%. Para CONFEBUS, esta medida supone un agravio comparativo y una doble discriminación. Por un lado, da un tratamiento diferenciado a los territorios que tienen ferrocarril sobre los que no lo tienen y, por otro, prima a un modo de transporte frente al autobús, que es el transporte que más viajeros mueve y mayor número de poblaciones conecta diariamente en nuestro país. Por todo ello, la Confederación cree que el Ejecutivo está incurriendo en una práctica que puede suponer competencia desleal de un operador público, frente a muchas empresas privadas que prestan el servicio público de transporte. Por este motivo, la Confederación se ha puesto en contacto con la CNMC, por la posible práctica de competencia desleal, al compensar a un operador público con el 100% del coste de servicio, y ha iniciado gestiones con la Comisión Europea, por la posible vulneración de las reglas aplicables a las compensaciones de un servicio público del Reglamento 1370/2007, especialmente al tratarse de un operador público. También, ha contratado los servicios jurídicos de un despacho profesional para analizar la estrategia a seguir. Si la medida anunciada por el Gobierno, no se amplía a todo el sistema de transporte público, tendrá unas consecuencias nefastas para las empresas de transporte de viajeros por carretera y para el empleo, ya que se desplazará la demanda en todos los corredores coincidentes con el ferrocarril, demanda que será difícil de recuperar una vez se haya eliminado la medida. Con esta decisión, se dañaría más aún a un sector que ya se encuentra en una situación muy complicada tras el impacto del COVID y que aún, no ha recuperado los niveles de demanda pre-pandemia. Además, desde 2020, han desaparecido más de 280 empresas y las que sobreviven, menos de 3.000 (2.857), acumulan una gran cantidad de deuda. A todo esto, hay que sumar las consecuencias del extraordinario incremento del precio de los combustibles, que está teniendo un enorme impacto en las cuentas de resultados de las empresas del sector. Rafael Barbadillo, presidente de CONFEBUS afirma que “este anuncio es un ‘palo en la rueda’ de un sector estratégico y que no garantiza en muchos territorios, especialmente de la España rural y más despoblada, el derecho fundamental a la movilidad y el acceso a servicios básicos del Estado del Bienestar, como son la educación, la sanidad y el trabajo”. CONFEBUS, también está en contacto con el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, así como con los grupos parlamentarios, los representantes de los trabajadores y los responsables de las autonomías más afectadas por la medida, a quienes ha trasladado la preocupación del sector ante este anuncio y sus graves consecuencias.