El hambre extrema afecta a 11 millones de niños menores de cinco años

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
Servimedia

Para la ONG, el coronavirus, los conflictos armados y el cambio climático han llevado a millones de familias al límite, por lo que pide una “respuesta mundial urgente y a gran escala” para evitar una catástrofe humanitaria.

“Los niveles de hambre extrema, que ya estaban en niveles récord en todo el mundo antes de la pandemia, continúan aumentando. La situación es crítica. Estamos viendo la posibilidad muy real de que miles de niños mueran”, alertó la directora ejecutiva de Save the Children, Inger Ashing.

Y es que “esta crisis amenaza con retrasar los avances logrados durante décadas por muchos países para reducir la mortalidad infantil y aliviar la pobreza”, por lo que “acabar con el hambre y la desnutrición en el mundo no será fácil” y “la comunidad internacional debe abordar las causas profundas de la escasez de alimentos”.

La ONG ha utilizado datos del Programa Mundial de Alimentos y la Clasificación Integrada de Fases/Cadre Harmonisé, un sistema de alerta temprana de hambruna, y ha extrapolado el número estimado de niños y niñas menores de cinco años considerados en riesgo de hambre extrema o inanición, resultando unos 11 millones.

Se trata de niños y niñas “sin suficientes alimentos nutritivos para comer o sin la capacidad de absorber los nutrientes adecuados”, por lo que “corren un alto riesgo de sufrir desnutrición aguda, enfermedad que a su vez puede causar retraso en el crecimiento, impedir el desarrollo mental y físico, aumentar el riesgo de desarrollar otras enfermedades y causar la muerte”.

Frente a estos datos, Save the Children hizo un llamamiento a la comunidad internacional para que actúe “con rapidez” para “evitar la pérdida de millones de vidas”. La organización también instó a los líderes mundiales a que den prioridad a las respuestas humanitarias y propuso medidas urgentes como transferencias de dinero en efectivo, cupones para cambiar por alimentos y tratamientos esenciales nutricionales.