El Gobierno ve “prematuro y especulativo” situar a Junqueras en la mesa de diálogo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
Redacción

El Gobierno consideró este martes que es “prematuro y especulativo” hablar de una reunión de la mesa de diálogo sobre Cataluña y situar al líder de ERC, Oriol Junqueras, entre las personas que formen parte de la delegación catalana, pero no descartó que puede ser una de las personas que participen en este órgano que sólo se reunió una vez en febrero de 2019.

Así respondió la ministra de Hacienda y portavoz, María Jesús Montero, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros cuando se le preguntó por esa posibilidad de que el preso condenado por el ‘procès’ pueda participar en este mesa de diálogo.

Además, Montero enfrió la expectativa sobre una pronta reunión de la mesa de diálogo porque, al menos por “cortesía institucional”, primero será una reunión entre el presidente, Pedro Sánchez, con el nuevo jefe del Ejecutivo catalán, Pere Aragonès, y también con Isabel Díaz Ayuso cuando salga oficialmente investida presidenta del Ejecutivo madrileño.

La portavoz zanjó que “no hay relación” entre la mesa de diálogo y los indultos, y subrayó que “el Gobierno se va a sentar con el Gobierno de Cataluña”, porque se trata de una “mesa de dos gobiernos”, y serán los ejecutivos los que designen a las personas que formen parte de sus delegaciones.

“Son temas distintos”, aclaró Montero, la celebración de la mesa de diálogo y el desenlace de los indultos en cuyos informes está ya trabajando el Ministerio de Justicia, y, “en paralelo”, el proyecto de reforma del Código Penal para “adecuar” los delitos de sedición y rebelión.

No obstante, en otro momento señaló que “lo haremos en el momento en que todo esté sustanciado en materia de indultos” y una vez los presidente hayan tenido su reunión correspondiente. “Una vez que se retome” ya se verá si “se pudiera plantear” la mesa, señaló.

En varios momentos se le preguntó a Montero por la presencia de Junqueras en la mesa de diálogo y la portavoz recordó la importancia de una mesa de partidos en el seno del Parlament al tiempo que apuntaba que cada Ejecutivo es el que debe decidir quiénes acuden a la cita entre gobiernos.

Por el momento, según fuentes de La Moncloa, todavía no se ha hablado de una reunión de esa mesa de diálogo y hay dudas sobre la presencia de Junqueras por cuanto Aragonès acaba de ser elegido presidente y la presencia del líder de ERC puede tener una lectura complicada sobre los liderazgos.

En esta línea, en la rueda de prensa, Montero afirmó que “el Gobierno es responsable de la parte que le corresponde, pero la situación requiere liderazgo por ambas partes, y esto es también algo que venimos transmitiendo desde el primer día y la constitución del Govern”.

En este momento, agregó, “se requiere de audacia y liderazgo por parte del Gobierno de España”, aspecto que reconoció que “no es fácil” porque, “una vez llegado a este punto, el conflicto no es fácil poder reconsiderarlo. Pero el Gobierno pone todos los instrumento al alcance para que se pueda producir ese reencuentro con Cataluña”.

En varios momentos, Montero insistió en los “valores constitucionales de concordia, reencuentro y convivencia” que asegura Sánchez que marcarán la decisión del Ejecutivo sobre los indultos. “Este Gobierno asume siempre su responsabilidad, no que estos problemas se enquisten, esa va a ser la hoja de ruta”, subrayó.

BANDERAS Y MONOS

Ante la manifestación contra los indultos convocada para el domingo 13 de junio en la plaza de Colón de Madrid, la portavoz comentó que se dará una “foto que yo creía que había quedado para la historia”, la de los líderes de los tres partido de derecha como se vio en febrero de 2019.

Es “bastante poco pensable” que protagonicen un “nuevo encuentro”, y agregó que “las personas que buscan el interés general no se van a sumar a una foto que yo creía que había quedado para la historia”.

En esta línea, respondió a los críticos con Sánchez por la previsible concesión del indulto que “el presidente no se esconde detrás de nada y bajo nada. Tiene la responsabilidad de tener que abordar una situación que heredamos. Lo que no es ninguna solución es taparse la cara como los monos de Gibraltar cuando está ocurriendo una fractura social en toda regla entre Cataluña y España”.

Sobre la respuesta en el interior del PSOE a los indultos y la presencia de socialistas en la Plaza de Colón, Montero defendió “tajantemente que no” habrá banderas de formaciones de izquierda salvo que “alguien de derechas, para hacer la broma, la porte”.