El Gobierno chino pide a creadores de videojuegos no hacerlos “afeminados” porque afecta la tasa de natalidad

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
Fernando Casares

El gobierno de China pidió a las compañías Tencent y NetEase eliminar de los videojuegos los contenidos que fomenten la “afeminación” de los hombres, así como evitar hacerlos menos atractivos para los más jóvenes, pues las autoridades consideran que su “feminización” incide en la natalidad del país.

Representantes de Tencent y NetEase fueron convocados por los reguladores del sector, y según la agencia ‘Xinhua’, las dos compañías recibieron la consigna de “romper con el único objetivo de generar beneficios y modificar las reglas que puedan crear una adicción”.

Además se les solicitó que “apliquen al pie de la letra” las normas sobre el tiempo de juego para los menores de 18 años, para luchar contra las adicciones de los más jóvenes.

China estableció el mes pasado que los menores de edad no jueguen más de tres horas por semana y una hora por día solo durante los fines de semana y durante las vacaciones escolares.

En el país hay niños que pasan días enteros sin despegarse de las pantallas y el hecho ha generado cada vez más críticas por provocar una pérdida de visión, generar un bajo rendimiento en los resultados escolares, fomentar el sedentarismo y provocar un verdadero riesgo de adicción.

“Los contenidos obscenos y violentos, así como aquellos que favorecen las tendencias malsanas, como el culto del dinero y la afeminación deben ser suprimidos”, argumentaron los reguladores, según Xinhua.

China busca fomentar también la imagen “masculina” en los hombres de la televisión, el gobierno prohibió la semana pasada algunos programas y ordenó a los organizadores que fomenten una imagen más masculina de los hombres.

El gigante asiático critica el estilo afeminado de algunos hombres famosos, que se inspiran sobre todo en las estrellas de la canción coreanas, todo esto de cara a una disminución de la natalidad en el país asiático.