El 35% de los jóvenes españoles son incapaces de controlar su dependencia del teléfono móvil

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
Arturo San Román

El 35% de los jóvenes españoles manifiesta signos de falta de control en el uso que hacen del teléfono móvil, según un estudio de la Fundación “la Caixa” publicado este jueves.

El estudio ‘De moderados a hiperconectados: seis perfiles de uso del móvil y su impacto en el bienestar personal’, liderado por Charo Sádaba y Javier García-Manglano, del Instituto Cultura y Sociedad de la Universidad de Navarra, determina que, junto con el tiempo de uso del móvil, el bienestar personal de los jóvenes depende mayoritariamente de los motivos por los que recurren a estos dispositivos.

De este modo, el trabajo define seis perfiles de usuarios: los moderados y los organizados, que exhiben mayor capacidad de controlar su uso del móvil que la media; los socializadores, impetuosos y escapistas, que tienen un nivel de autocontrol ligeramente inferior al promedio; y los hiperconectados, que son los que se ven incapacidades de controlar su dependencia.

Así, el 42% de los jóvenes presenta un perfil moderado en el uso del móvil, ya que ninguna tarea o motivación domina su patrón de consumo, mientras que el 19% está hiperconectado al recurrir a él para muchas tareas. Por su parte, el 10% lo utiliza para organizarse; otro 10%, para socializar; un 10%, para buscar sensaciones intensas; y un 9%, para evadirse de sus problemas.

La capacidad de autocontrol en el uso de los móviles está fuertemente asociada con las motivaciones por las que se recurre a ellos. Por un lado, la capacidad de dominio sobre sí mismo es un 8% más prevalente entre los moderados y un 5% entre los organizados, perfiles que se distinguen por dar a estos dispositivos un uso no específico e instrumental, como la gestión del calendario o el trabajo, alejado de cualquier motivación para socializar o evadirse.

Por otro lado, se encuentran los jóvenes de perfil hiperconectado, que recurren a la tecnología para múltiples tareas. Su nivel de autocontrol es muy bajo, un 16% menor que la media general, siendo el grupo que presenta más dificultades para controlar su dependencia.

Entre estos dos extremos, se encuentra los socializadores y los escapistas, un 4% por debajo de la media en ambos casos, y los impetuosos, apenas un punto porcentual por debajo de la media.

SALUD MENTAL

El estudio pone de manifiesto que la capacidad de controlar el uso de la tecnología es un factor de bienestar relevante. De este modo, se aprecia una prevalencia de síntomas negativos de salud mental entre las generaciones más jóvenes.

Así pues, existe una clara asociación entre la intensidad con que se utiliza el móvil para distintas tareas y el malestar psicológico de sus usuarios. En ese sentido, los moderados, que recurren menos a estos dispositivos, presentan niveles más bajos de ansiedad, depresión y estrés, mientras que los hiperconectados, que recurren mucho al móvil, presentan más síntomas de malestar.

La ansiedad es el indicador de malestar psicológico más prevalente entre los jóvenes, como lo demuestra el hecho de que el 28% de ellos padece niveles altos o severos. Esta proporción asciende para los escapistas, que usan el móvil para evadirse de sus problemas, hasta el 31%; para los impetuosos, que recurren a estos dispositivos para la pornografía, los juegos y las apuestas, hasta el 35%; y para los hiperconectados, que lo emplean para varios de los puntos anteriores, hasta el 37%.

El segundo síntoma de malestar psicológico por prevalencia es el estrés, como lo pone de manifiesto el hecho de que el 19% de ellos sufren niveles altos o severos. En este caso, únicamente los jóvenes de perfil moderado están por debajo de la media: 14%. Los organizados e impetuosos se sitúan en ella, mientras que los socializadores y escapistas, por un lado, y los hiperconectados, por el otro, están por encima de la media: 22% y 28%, respectivamente.

Por último, el 17% de los encuestados padece niveles altos o severos de depresión, y resulta llamativa la mayor frecuencia de este problema entre los escapistas (21%) e hiperconectados (26%).