Diablo II Resurrected Análisis – Una remasterización con aroma a original

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
Nacho Pérez

Diablo II Resurrected es la remasterización del juego que marcó a toda una generación. Blizzard nos trae este título remozado pero que conserva toda la esencia. A la espera de Diablo IV y mientras terminamos de exprimir Diablo III, ahora podremos disfrutar, de nuevo, de la joya de la saga. Un juego que es ideal para todo aquel que quiera rememorar su juventud. También para el que nunca lo jugó. Ahora es la oportunidad de revivirlo con esta obra desarrollada por Vicarious Visions.

Este estudio ha querido que la experiencia de Diablo II Resurrected sea exactamente igual a la original. Por eso, en cuanto al transcurrir de la historia, los actos y todo el contenido de guion, es exactamente igual al Diablo II. Si venís de jugar a la secuela, os encontraréis un juego más tosco y menos intuitivo. Al recoger armas, por ejemplo, deberemos entrar al menú para poder ver lo que nos ha tocado.

Diablo II Resurrected sigue conservando la vista isométrica que tanto sigue influyendo en los juegos de este género. Tenemos hasta 7 clases por elegir al principio. Podemos crear desde guerreros, nigromantes hasta amazonas… Cada uno tiene unas características distintas. Y esto es muy importante, porque tan solo podremos cambiar 3 veces de habilidades a cada personaje. Así pues, deberemos pensar muy bien lo que queremos llevar.

Diablo II Resurrected conserva la esencia original

Para poder subir habilidades, habrá que ir cumpliendo misiones y eliminando a las hordas de enemigos. Luego tendremos la posibilidad de asignar los puntos de nivel a nuestro personaje. También de conseguir habilidades y colocarlas en los espacios para usarlas en la partida. Diablo II Resurrected es un constante juego de búsqueda de equipo mejor. Y es que el equipo será indispensable si queremos enfrentarnos a las dificultades más altas.

Así pues, nos veremos enganchados dentro de un juego con una estrategia muy profunda. Estaremos en constante búsqueda de equipo que nos haga pegar más fuerte. El equipo será vital si queremos aumentar el nivel de dificultad y enfrentarnos con garantías. Pero también os encontraréis, sobre todo si venís de Diablo III, algunos puntos que son bastante arcaicos. Por ejemplo, el uso de pociones que llenan nuestro inventario. También la disposición de este inventario y la visualización de las estadísticas de las armas. Al final te acabas acostumbrando, pero es más pesado verlo en este Diablo II Resurrected.

En contra partida, se han hecho retoques en los atajos, en las habilidades que usaremos por cada botón y en las pestañas de los personajes. Esto no venía en la versión original, pero se agradece dentro de este Diablo II Resurrected. Las armas del suelo mostrarán en color su calidad y el oro se recogerá pasando por encima. Eso sí, si mueres, deberás volver al lugar en donde caíste pare recoger objetos y dinero. Esto al más puro estilo Dark Souls.

Lucha contra las criaturas del Infierno

Diablo II Resurrected puede jugarse tanto de forma offline como en online. Podremos crear partidas privadas para amigos o unirnos a una partida con gente que no conozcamos. Elegimos acto y dificultad y el matchmaking nos meterá en alguna partida. También podremos crear personajes tanto en modo normal como en modo incondicional. Este último hace que si morimos, el personaje desaparezca. También podemos pelearnos con otros jugadores con el modo PvP.

Gráficamente Diablo II Resurrected se siente como si de un Diablo II muy mejorado se tratara. El movimiento de los personajes sigue siendo algo “tosco”, que es como se movían los originales. Sin embargo, hay una opción para poner la versión original y se aprecia tremendamente la mejoría. Es un juego hecho de nuevo pero conservando la esencia de lo clásico. Es un juego que da gusto verlo, tanto en modelados como en escenarios. La luz y el aspecto artístico también han sido muy cuidados y respetados. El sonido está al mismo nivel que los gráficos y tanto la BSO como los efectos y las voces en español nos han encantado. De hecho, el doblaje se conserva.

Si no llegaste a jugar a Diablo II, con Diablo II Resurrected tienes la oportunidad de jugar a un título icónico. Marcó una época, a varias generaciones y ha sido uno de los juegos más vendidos de la historia. De hecho, mucha gente a día de hoy sigue jugándolo y no han querido dar el salto. Con esta remasterización, se pretende introducir a los novatos a la saga y atraer a todo el que quiera rememorar buenos tiempos. Blizzard y Vicarious Visions han hecho esto posible. Reconcíliate con el rol gracias a Diablo II Resurrected.