Ayuso arrasa en Madrid con siete escaños más que los tres partidos de izquierda juntos

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
Servimedia

La presidenta de la Comunidad de Madrid y candidata del Partido Popular, Isabel Díaz Ayuso, arrasó este martes en las elecciones autonómicas del 4-M al vencer con 65 escaños y quedarse a apenas cuatro de la mayoría absoluta. De este modo, ella sola supera a los tres partidos de izquierda juntos, puesto que Ángel Gabilondo, Mónica García y Pablo Iglesias suman 58 representantes.

Según el escrutinio definitivo de estos comicios regionales, Ayuso es la gran triunfadora porque en dos años ha duplicado los resultados que cosechó en la anterior cita con las urnas. De 30 diputados en 2019 pasa ahora a 65 escaños en la Asamblea de Madrid, donde ni siquiera necesitará el voto a favor de Vox en el debate de investidura, puesto que valdrá la abstención de la formación de Santiago Abascal en una segunda votación.

Ayuso salió al tradicional balcón que el PP coloca en las noches de victoria en la calle Génova de Madrid acompañada del líder nacional del partido, su íntimo amigo Pablo Casado, quien reivindicó el resultado como un “cambio de ciclo” y como el “kilómetro cero del cambio” que considera necesario en su intento de echar a Pedro Sánchez de La Moncloa.

La candidata popular barrió en las urnas con más del 44% de los sufragios y con 65 diputados, lo que duplica el porcentaje de los comicios de 2019 y además supone 35 escaños más que los que recibió entonces, cuando quedó en segundo lugar frente al socialista Ángel Gabilondo pero logró gobernar gracias a sus pactos con Ciudadanos y Vox.

La formación liderada por Inés Arrimadas queda fuera de la Asamblea de Madrid, pues supera el 3,5% de los votos pero no llega al 5% obligatorio para conseguir representación regional. La ocasión anterior el partido liderado entonces por Albert Rivera logró el 19,46% con 629.940 votos y ahora el mismo partido que encabeza Arrimadas se queda en algo más de 128.000 papeletas.

El Partido Popular parece recuperar la inmensa mayoría de los votantes que han abandonado a Ciudadanos, ya que de los 719.852 votos de 2019 pasa a más del doble con 1,6 millones de papeletas. Pero el triunfo del PP se sustenta también en miles de votos procedentes de la abstención y de electores que por primera vez participaban en estos comicios.