Al menos 132 civiles muertos en un ataque contra una milicia antiyihadista en Burkina Faso

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
Redacción

Al menos 132 civiles han muerto en un ataque efectuado por hombres armados contra un puesto de las milicias antiyihadistas Voluntarios para la Defensa de la Patria (VDP) en Solhan, en el noreste de Burkina Faso. El presidente de Burkina Faso, Roch Marc Christian Kaboré, ha decretado 72 horas de duelo nacional.

“El ataque, lanzado por numerosos hombres armados, tenía como objetivo principal el puesto de los Voluntarios para la Defensa de la Patria, auxiliares civiles de las Fuerzas Armadas en la lucha contra el terrorismo. Más tarde fueron contra las casas”, ha explicado una fuente citada por Radio France Internationale (RFI). Según esta fuente, la ayuda tardó dos horas en llegar.

Una segunda fuente ha relatado que “hasta ahora se han encontrado cien cuerpos de distintas edades” y ha dado cuenta de varias personas más heridas. Los atacantes incendiaron además varias casas y el mercado del pueblo.

El presidente de Burkina Faso ha proclamado tres días de luto por las víctimas del ataque. “Inclino la cabeza en recuerdo de los cien civiles muertos en este bárbaro ataque y envío mis condolencias a las familias de las víctimas”, ha hecho saber.

“Las fuerzas de seguridad y defensa están trabajando duro para encontrar y neutralizar a los responsables de este acto despreciable”, ha añadido. “Debemos permanecer unidos contra las fuerzas del mal”, ha concluido, sin identificar a los responsables.

Previamente, fuentes locales habían informado a la emisora local Radio Omega que el ataque comenzó a última hora del pasado viernes y ha seguido a lo largo de esta mañana en la ciudad de Solhan, provincia de Yagha.

Además, según fuentes policiales a la agencia oficial de Burkina Faso (AIB), el número de víctimas es completamente provisional y podría aumentar en las próximas horas porque los asaltantes comenzaron en un momento dado a disparar “a ciegas” contra la población, en lo que se trata del ataque contra la población civil más sangriento de los últimos años en el país africano.

Solhan está a 14 kilómetros de Sebba, la capital de la provincia y ha sido escenario de varios incidentes desde principios de año. El 13 de febrero, el segundo adjunto del alcalde de Sohan fue secuestrado durante tres semanas por un grupo de bandidos, de los que acabó escapando.

Los Voluntarios para la Defensa de la Patria son una milicia que lucha contra los asaltantes yihadistas que han sembrado el terror en las zonas rurales de Burkina.

Organizaciones humanitarias locales, como el Observatorio para la Dignidad Humana, denuncian que el grupo ha actuado en ocasiones como “escuadrones de la muerte, sembrando desolación bajo la enseña de la lucha contra el terrorismo al perpetrar ejecuciones sumarias de civiles, especialmente de la etnia fulani, también llamada peul.

Después de trascender la noticia, el secretario general de la ONU, António Guterres, ha expresado su “enfado” por estas muertes y ha señalado que hay siete menores de edad entre las víctimasmortales.

Guterres “condena contundentemente este atroz ataque y subraya la necesidad urgente de que la comunidad internacional redoble su apoyo a los Estados miembro en la lucha contra el extremismo violento y su inaceptable coste humano”, ha indicado un portavoz de Guterres, Stéphane Dujarric.